ATENCIÓN: myOUC will be unavailable from Thursday, April 26 at 8:00 p.m. until 10:00 p.m. due to scheduled upgrades and efficiency improvements. Gracias por su paciencia y comprensión.

Concientización sobre la energía

Fechas límite. Proyectos. Presentaciones. Reuniones. Si los sumamos, sus empleados podrán pensar que cualquier esfuerzo por ahorrar energía en la oficina puede ser una buena idea, pero no una prioridad. Por lo tanto, cuando usted desea reducir los residuos y los costos de energía de su compañía, surge una pregunta inevitable: ¿Cómo hacer que sus empleados se sumen al esfuerzo?

El primer paso es erradicar algunos hábitos arraigados en los empleados, lo que podría parecer imposible. Se trata de ser inteligente en la manera de enfocar las actitudes de manera que el ahorrar energía no sea una obligación sino un deseo.

Los incentivos también pueden ayudar, ya que inspiran a los empleados a crear nuevos hábitos que pueden variar desde bajar los termostatos cuando la oficina está vacía hasta apagar las computadoras durante la noche.

Las empresas también pueden alentar a sus empleados a imitar estas acciones en sus propios hogares. "Convencer a las personas de que ahorren energía en el trabajo se puede relacionar directamente con sus vidas privadas", dice Paul A. Smith, contratista mecánico y gerente de proyectos en Service America, una empresa con sede en Fort Lauderdale que ofrece planes de servicio para todos los electrodomésticos. "Respaldar el deseo de una compañía de ahorrar energía eléctrica al optar por iluminación LED o colocando sensores de movimiento en las luces de cuartos de baño y escaleras, o a través de sistemas de administración de energía para aire acondicionados, permite obtener ahorros de energía para la compañía, la comunidad y los empleados.

Muchos de nuestros dispositivos electrónicos continúan consumiendo energía eléctrica mientras están enchufados, incluso cuando están apagados. Un informe de 2015 llevado a cabo por Consejo de Defensa de Recursos Naturales revela que el uso constante de energía de nuestros dispositivos electrónicos representa gastos de $19 mil millones por año, alrededor de $165 en promedio por hogar estadounidense. El valor equivale aproximadamente a la producción de 50 grandes plantas de energía (500 megavatios), y representa un 25 por ciento o más del desperdicio de energía. Las computadoras de escritorio se encuentran entre los mayores consumidores, ese es el motivo por el cual Smith dice que los empleados pueden tener un rol preponderante al apagarlas cuando no están en uso y al conectar sus dispositivos a cables de alimentación inteligentes para eliminar la carga ociosa.

— Lou Carlozo, autor de Tribune Content Solutions


Powered By OneLink