ATENCIÓN: myOUC no estará disponible desde el sábado 20 de enero a las 7:45 p.m. hasta el domingo 21 de enero a las 1 a.m. debido a actualizaciones programadas y mejoras en la eficiencia. Gracias por su paciencia y comprensión.

Concientización sobre la energía

Vencimientos. Proyectos. Presentaciones. Reuniones. Reúnales y sus empleados podrán pensar que cualquier esfuerzo por ahorrar energía en la oficina puede ser una buena idea, sin ser una prioridad. Por lo tanto, cuando usted desea reducir los residuos y los costos de energía de su compañía, surge una pregunta inevitable: ¿Cómo hacer que sus empleados se adhieran?

El primer paso es erradicar algunos hábitos arraigados en los empleados, lo que podría parecer imposible. Pero Kevin Burns, gerente de conservación de Orlando Utilities Commission, comenta que lo importante es como reformular la situación para que ahorrar energía no sea una “obligación” sino una “decisión”.

"Cuando usted permite a sus empleados planificar la lucha, ellos no rechazarán el plan", sostiene. "Se sorprenderá al ver que tiene empleados que desean ayudar. Invítelos a acercarse y a proponer sus ideas".

Los incentivos también pueden ayudar, inspirando a los empleados a crear nuevos hábitos que pueden variar desde bajar los termostatos cuando la oficina está vacía hasta apagar las computadoras durante la noche. "He observado la propuesta de un juego en el que los empleados compiten por obtener recompensas para saber quién provoca el impacto más grande", dice Burns. "Todos disfrutamos de una buena competencia".

En ese caso, la persona que controla el aire acondicionado podría ser un ganador con seguridad. Según Burns, "Más de la mitad de las facturas de energía eléctrica en Florida son consecuencia de los aire acondicionados. Por lo tanto, no es sorprendente que su mayor oportunidad de ahorrar sea en la refrigeración".

Los empresarios además pueden alentar a sus empleados a imitar estas acciones en sus propios hogares. "Convencer a las personas para que ahorren energía en el trabajo se puede relacionar directamente con sus vidas privadas", dice Paul A. Smith, contratista mecánico y gerente de proyectos en Service America, una empresa con sede en Fort Lauderdale que ofrece planes de servicio para todos los electrodomésticos. "Respaldar el deseo de una compañía de ahorrar energía eléctrica al optar por la iluminación LED o colocando sensores de movimiento en los cuartos de baño y las luces de las escaleras o a través de sistemas de administración de energía para aire acondicionados, se traduce en energía que se ahorra para la compañía, la comunidad y los empleados.

Aun cuando estén apagados, muchos de nuestros dispositivos electrónicos continúan consumiendo energía mientras están enchufados. Un informe de 2015 llevado a cabo por Natural Resources Defense Council muestra que el uso de energía constante de nuestros dispositivos electrónicos se traduce en $19 miles de millones por año, alrededor de $165 en promedio por hogar estadounidense. Representa casi la producción de 50 grandes plantas de producción de energía (500 megavatios), y alcanza al 25 por ciento o más del desperdicio de energía. Las computadoras de escritorio se encuentran entre los mayores consumidores, ese es el motivo por el cual Smith dice que los empleados pueden tener un rol preponderante al apagarlas cuando no están en uso y al conectar sus dispositivos a cables de alimentación inteligentes para eliminar la carga ociosa.

— Lou Carlozo, autor de Tribune Content Solutions