Plantas de bajo impacto ambiental para la Florida

Regar un césped en Florida

Por Brett Dworski y Leigh Hanlon, Tribune Brand Publishing

Su césped puede decir mucho de usted: la cantidad de agua que usa, la frecuencia con que corta y poda y su compromiso con un estilo de vida ecológico.

Muchas de estas prácticas involucran agua porque a pesar de que Florida es una península, flanqueada por el océano, y Metro Orlando está lleno de lagos y estanques (el Atlas del acuario del Condado de Orange cuenta casi 700 de ellos) el agua sigue siendo un recurso valioso que debe utilizarse inteligentemente.

“Tanto los recién llegados como los residentes deben saber de dónde obtenemos nuestra agua”, comenta Kevin Burns, gerente de conservación de Orlando Utilities Commission. “Accedemos al acuífero”, (una fuente de agua fresca profunda). “La realidad es que no estamos generando más agua, por lo que debemos ser inteligentes acerca de cómo usarla”.

Las personas que consumen agua inteligentemente ya saben cómo reducir el consumo en sus hogares al instalar grifos, inodoros y duchas de bajo flujo, y al asegurarse de que no haya tuberías o instalaciones con pérdidas. Pero lo que sucede fuera de su hogar también puede impactar significativamente en su factura de agua y en el efecto que tienen sus hábitos con el agua en el medioambiente, de acuerdo con Gregg Sampson, un coordinador de conservación de OUC.

Un factor significativo para determinar el uso de agua residencial es el tipo de pasto en su jardín. Según Sampson, cuatro de los césped más populares del área de Orlando son St. Augustine, Floratam, Bahia y Bermuda. Cada uno tiene ventajas y desventajas, y algunos propietarios de viviendas no se limitan a una sola variedad, sino que mezclan y combinan según el sol y la sombra necesarias.

Entonces, ¿qué césped le conviene plantar? Veamos más de cerca todos los tipos.

St. Augustine: uno de los césped más populares de Florida, conocido por su buen aspecto, que le da atractivo a un hogar. Para los propietarios de viviendas que se enorgullecen de sus jardines, el abundante césped verde azulado St. Augustine es irresistible. Sin embargo, su belleza horticultural tiene un precio. De acuerdo con Florida Landscaping Today, el césped St. Augustine “…no rinde bien durante períodos de sequía (y) requiere poda, riego y esterilización apropiada”. También es propenso a chinches, pequeñas criaturas que succionan el jugo de las hojas del césped.

Floratam: como una alternativa, muchos urbanizadores ahora optan por Floratam, una variedad de St. Augustine que fue desarrollada y lanzada a comienzo de 1970. De acuerdo con los expertos de OUC, este césped puede convertirse en un hermoso pasto si se riega y fertiliza apropiadamente. Sin embargo, el Floratam tiene algunas desventajas: se recupera lentamente de las sequías o falta general de riego. Y aunque inicialmente resistía a las plagas, últimamente el Floratam se ha convertido en el alimento preferido de las chinches.

Bahía: es muy común encontrar este césped en las carreteras de Florida. “Es muy resistente, de relativo bajo mantenimiento, y puede abundar con limitada agua, fertilizantes, poda y control de plagas”, según Sampson.  Por eso, el Bahía no daña el medioambiente.   Y de acuerdo con la University of Florida Center of Landscape Conservation and Ecology, el Bahía tiene la capacidad de resembrarse, y tiene relativamente pocas enfermedades y problemas de plagas.

Bermuda: este césped tiene textura fina y densa, pero no se recomienda para jardines residenciales porque requiere mucho mantenimiento. “Este tipo de césped se encuentra en canchas de golf, campos de juego y en jardines residenciales y comerciales de alto perfil”, comenta Sampson.  Aunque el Bermuda puede ser muy atractivo, tiene poca tolerancia al frío y a la sombra. El Bermuda también puede ser susceptible a los insectos y nematodos.

¿Quiere saber más sobre césped? Mire esta guía de la University of Florida.

Unas palabras sobre el riego

La irrigación apropiada es casi tan importante como la elección del césped. Según Sampson, OUC recomienda que los propietarios rieguen el césped con la mitad a tres cuartos de una pulgada de agua por semana.

Los clientes de OUC cuyas direcciones terminen en número par, riegan los jueves y domingos; aquellos con direcciones con número impar, los miércoles y sábados. Sampson dice: "Recomendamos que no se riegue entre las 10 a.m. y las 4 p.m.".

Un pluviómetro puede ayudarle a determinar cuánta agua está utilizando en su patio. Sampson sugiere que una lata de atún vacía puede ser un pluviómetro barato pero efectivo.

Para los aspersores de césped, OUC recomienda cabezales de goteo, burbuja y micro pulverizadores en vez de cabezales de rotor. Además, debido a que tantos sistemas de aspersores funcionan durante la medianoche, Sampson dice que los propietarios deben verificar brevemente los cabezales de sus aspersores durante el día para asegurarse de que estén todos funcionando correctamente. Algunas reparaciones y ajustes son sencillos, pero a veces es mejor llamar a un profesional.

Los residentes de algunas áreas con servicio de OUC pueden conectarse a un sistema secundario por separado que provee agua recuperada apta para el riego del césped y el jardín. Estas aguas residuales altamente tratadas no son peligrosas para el contacto humano, pero no son potables, y los tradicionales letreros de advertencia, "Aguas recuperadas en uso, no beber", se destacan en la propiedad que está utilizando este tipo de agua.

Sampson dice que los propietarios también deben verificar si son elegibles para reembolsos del programa de Certificación Florida Water Star . Aquellos que cumplan con los requisitos pueden ser elegibles para un reembolso de hasta $300.

El tamaño importa

¿Sabía que el tamaño de su césped puede revelar de dónde proviene usted? Según Sampson, las casas tradicionales de Florida tienen patios bastante amplios, pero cuando los desarrollos comenzaron a surgir a fines de 1990 y principios del 2000, muchos inmigrantes del norte querían hogares que estuvieran más cerca, con porches delanteros y jardines más pequeños, parecidos a los de sus vecindarios originales.